Diferencia entre revisiones de «Gutiérrez Paz»

De Banco de Historias Locales - BHL
Saltar a: navegación, buscar
(Fulgencio Gutiérrez)
 
Línea 38: Línea 38:
 
El ser vecinos linderos les dio la oportunidad de poder hablarse por encima del muro, el que como mudo testigo, marcó los límites y separó los jardines de ambas propiedades, pero no el amor que había nacido e ido creciendo entre ellos.
 
El ser vecinos linderos les dio la oportunidad de poder hablarse por encima del muro, el que como mudo testigo, marcó los límites y separó los jardines de ambas propiedades, pero no el amor que había nacido e ido creciendo entre ellos.
  
En esos años de noviazgo, disfrutó mucho de los paseos al aire libre, en especial, acompañado por sus seres queridos, por lo que solía realizar paseos a Punta Ballena y al Jagüel junto al padre de Ma. Electra (Carlos Paz) y a su familia, a su primo Jaime Pou al que también acompañaba en ese entonces, su novia Carmen Rivero (hermana del Dr. Elbio Rivero).
+
En esos años de noviazgo, disfrutó mucho de los paseos al aire libre, en especial, acompañado por sus seres queridos, por lo que solía realizar paseos a Punta Ballena y al Jagüel junto al padre de Ma. Electra (Carlos Paz) y a su familia, a su primo Jaime Pou al que también acompañaba en ese entonces, su novia Carmen Rivero (hermana del [[Rivero_Moreno,_Elbio|Dr. Elbio Rivero]]).
  
 
Y en agosto de 1927, Edgardo se casó con María Electra, y tuvieron tres hijos: Ethel, Edgardo (Quique) y Nenay Electra.
 
Y en agosto de 1927, Edgardo se casó con María Electra, y tuvieron tres hijos: Ethel, Edgardo (Quique) y Nenay Electra.

Última revisión de 10:28 5 nov 2019

Edgardo con sus padres y su hermana.







Edgardo Máximo Gutiérrez Carbone


Nació en la localidad de Pan de Azúcar (departamento de Maldonado) el 29 de mayo de 1900. Sus padres fueron Gregorio Ramón Gutiérrez Díaz y Palmira Carbone Grossy (ambos maestros, nacidos también en el departamento).

Su infancia transcurrió en dicha localidad, hasta los 13 años, cuando se creó en 1913 el liceo de Maldonado y la familia se mudó para que él pudiera realizar los estudios secundarios.

Años más tarde, una vez finalizados los mismos, continuó estudios superiores en Montevideo, en donde concurrió a la Facultad de Derecho y Notariado a realizar la carrera de escribanía.

En esa ciudad se alojó en una pensión, junto a otros estudiantes también provenientes de Maldonado, a quienes además siempre consideró sus amigos y compañeros, como Don Elbio Rivero y Támaro, quienes en esos días cursaban la carrera de Medicina.

Fué un estudiante muy aplicado y si bien aprobó todos los exámenes de la carrera de notariado, los nervios o el destino, le jugarían una mala pasada en la última de las materias que le restaba, para obtener el título universitario.

Edgardo Máximo Gutiérrez Carbone.


Durante ese examen, según contaba, su mente quedó en blanco, una amnesia momentánea pero de tal magnitud que no pudo recordar nada, ni siquiera aquellos procedimientos, que incluso ya realizaba a diario, en el Juzgado Letrado en el que se desempeñaba. No fue hasta muchos años después, siendo ya mayor, que comprendí el significado de lo que siempre nos decía… “Salvar una prueba o exámen no es solo producto del conocimiento que uno haya adquirido, sino también de la confianza que uno tenga en sí mismo, de lo que sabe”. Debe haber sido tan grande su miedo a que le volviera a pasar, que dicho exámen no quiso volver a darlo jamás, pese a la insistencia y aliento de amigos y familiares.

En la ciudad de Maldonado, cuando con sus padres vivían en una casa frente a la plaza, (de la que pese a ser reemplazada completamente años más tarde por el edificio anexo del Banco República, pudo obtenerse y conservarse una baldosa), conoció a quien se convertiría en la compañera de toda su vida, su esposa, María Electra Paz, dado que ella vivía con su familia en la casa adjunta (también frente a la plaza en el predio en donde años después se levantaría el edificio Campanario).

Baldosa de la vieja casa.


El ser vecinos linderos les dio la oportunidad de poder hablarse por encima del muro, el que como mudo testigo, marcó los límites y separó los jardines de ambas propiedades, pero no el amor que había nacido e ido creciendo entre ellos.

En esos años de noviazgo, disfrutó mucho de los paseos al aire libre, en especial, acompañado por sus seres queridos, por lo que solía realizar paseos a Punta Ballena y al Jagüel junto al padre de Ma. Electra (Carlos Paz) y a su familia, a su primo Jaime Pou al que también acompañaba en ese entonces, su novia Carmen Rivero (hermana del Dr. Elbio Rivero).

Y en agosto de 1927, Edgardo se casó con María Electra, y tuvieron tres hijos: Ethel, Edgardo (Quique) y Nenay Electra.

Recién casados, vivieron un tiempo en Montevideo, por lo que cuando en 1928 fué nombrado para ocupar un cargo en el Juzgado Letrado de Maldonado (único en ese momento), tuvo que viajar.


Al frente: matrimonio Gutiérrez Paz con su primer nieta, Cristina Pérez. Sentadas detrás: sus hijas Ethel y Nenay Electra. De pie, de izquierda a derecha: Antonio Pérez, Leonor Hernández y su esposo Edgardo Gutiérrez Paz (Quique).


Un año después de que nacieran sus hijos mayores, Ethel y Quique (1929), se mudaron y se establecieron definitivamente en la ciudad de Maldonado.

Allí, se radicaron en una casa ubicada en la Calle Dodera 854, en la esquina de la calle Florida (donde actualmente se encuentra el cambio Mayorano) y de la que aún hoy, sus nietos, conservan la chapa original del número de su puerta.


Durante los primeros años, esta vivienda fue una casa vieja, tal como se muestra en una pintura conservada por Ethel y que fuera realizada por un pintor italiano callejero, que se dedicaba también a cantar óperas.

La primera de las casas de la familia Gutiérrez Paz

Luego, con el correr de los años y con enorme sacrificio, fueron levantando una casa nueva y otra a su lado por la calle Florida, para alquilar y obtener recursos para continuar las obras de remodelación necesarias.


Vivienda de la familia Gutiérrez Paz. Dodera 854 esq. Florida.


Al lado de la casa por la calle Dodera no solo estuvo el cine que pertenecía al Club Paz y Unión, sino también la sede del Club Atlético Fernandino. Cuando el cine cerró, quedó el Club con cantina, salón de baile y biblioteca hasta que Paz y Unión inauguró su sede en la calle Sarandí y dejó allí el teatro, la parrilla y la biblioteca, algunas reemplazadas hoy por el estacionamiento de Super Market´s.

Entre sus vecinos se contaron: Saturno Silva con su familia, Guillermo Muñóz y familia, Guillermo Tell Figueredo y flia., luego su hijo Paco casado con Pochocha Freire, Pablo Busquet y flia., Grieco y flia., Angel Rubio y flia. y también la familia Odizzio.

Con el transcurso de los años, todos se fueron mudando, permaneciendo las familias Silva hasta que fallecieron los mayores, y Marucha Odizzio.

Tenía muchos amigos entre las familias antiguas de Maldonado, pero también hicieron otros nuevos entre quienes llegaban de otros departamentos, como Mario Bravo Miguez y Mireya su señora e hijitas, López o Pereira, que también fueron sus vecinos.

Fue una persona sumamente apreciada, por su permanente disposición para ayudar o escuchar a quienes lo solicitaban.

Una vez radicado en Maldonado con su familia, volvió a disfrutar de las actividades en la naturaleza, entre las que se destacaban las salidas de pesca, las que llevaba a cabo siempre acompañado de algún amigo, como Julio Amorín (comisario) y/o Elbio Rivero. En muchas de estas incursiones, se quedaban en un pequeño rancho que Rivero tenía en el la zona del El Barranco, frente a donde se emplazaba el Hospital Marítimo (pasando las piedras de El Chileno), al que habían bautizado como “El Pejerrey”.

El deporte también formó parte de sus actividades, jugando para el Club Atlético Fernandino. Más adelante pasó a integrar, en varias oportunidades, su Comisión Directiva, por lo que cuando falleció, el Club solicitó rendirle homenaje póstumo, cubriendo el féretro con la bandera de la Institución.

Integró también la Comisión Directiva del Paz y Unión, club al cual concurría con su esposa e hijos a participar de los encuentros sociales que se desarrollaban.

Fue fundador del Club Peñarol de fútbol de Maldonado y Cónsul del Club Atlético Peñarol de Montevideo, y gustaba de recibir en su casa cuando llegaban de la vuelta, a los ciclistas que representaban a este club.

También integró durante mucho tiempo la Comisión del Club Urú, y especialmente algunas comisiones, como las de Basketball y la de Bochas.

Siempre fué una persona muy trabajadora, y así entre los años 1942 y 1950, también trabajó, durante las temporadas de verano, en el Casino Nogaró.

Su primer auto fue un Chrisler que compró en 1949 para luego cambiarlo por un Skoda de color crema muy tenue, que conservó hasta la edad de los 80 años, momento en que dejó de conducir.

En este auto, salía con su señora a pasear trasladándose a Punta del Este, a Portezuelo, o a la zona de Piedras del Chileno a tomar mate mientras disfrutaban de la vista del mar. En El Chileno se reunían con su cuñada Julieta y su esposo Tito, con sus hijos y nietos de estos.

Quiso muchísimo a sus nietos de quienes se enorgullecía.

Durante los fines de semana o tiempo de vacaciones, llevaba a sus nietos a jugar a los grandes médanos de arena que destacaban en la Playa Mansa, o a la Punta de la Salina en donde recolectaban caracoles entre las piedras. Durante la época de clases y cuando llovía en extremo, también iba a buscar sus nietos para llevarlos a la Escuela o regresarlos a su casa, localizada en la zona de Las Delicias California Park.

En otras oportunidades oficiaba de transporte de todos los integrantes de la familia de su hija menor, para que durante las vacaciones de turismo o primavera, pudieran trasladarse a pasar esos días a un lugar paradisíaco y entonces prácticamente inalterado, silencioso y con una biodiversidad increíble, conocido como EL Placer, a una modesta casita que les prestaban, ubicada a orillas del Arroyo, casa por medio del ya inexistente parador próximo al puente ondulante.

Le gustaba llevar a sus nietos a pescar a la Laguna del Diario para lo que les fabricaba una caña con hilo como tanza, un corcho por boya y un alfiler doblado en vez de anzuelo, pasando largas horas atrapando pequeños bagres que conservábamos en un balde con agua hasta su devolución antes de marcharnos.

Don Edgardo y Doña Maruja con su primer nieto Pablo Andrés, hijo de su hija menor Nenay..


Diario El País del 22 de Julio de 1969.

En una época que ni siquiera se soñaba con los alcances de la informática y de la comunicación, se estableció la misión de recortar artículos interesantes de los diarios para que sus nietos pudieran cuando fueran mayores leerlos, aprender e ir apreciando paso a paso los avances de la ciencia y cada nuevo descubrimiento.

Algunos de estos artículos, ya amarillentos por el paso del tiempo, aún se conservan, como es el caso particular de los artículos publicados en 1969 por un diario de la época, sobre el alunizaje del Apolo 11 y sus valientes astronautas.

Vida y Color.

La vocación por la educación tenía muy fuertes raíces en la familia y parecía fortalecerse en cada generación, por lo que no era de extrañar que también disfrutaba y consideraba de gran valor dar a sus nietos, cualquier material que considerara que podía tener algún valor educativo, y con esa visión, juntó los suplementos de la colección del diario El Día, compró y les obsequió los álbumes y las figuritas de Vida y Color y Vida y Color 2, Zoo Color y Nuestro Mundo, cada fascículo de la colección de la Enciclopedia de los Animales, y la más influyente, la Enciclopedia de J. I Costeau, Mundo Submarino, la que alimentada con paseos de pesca, incidieron sobre manera en la definición de la vocación de unos de sus nietos, quien obtuvo el título universitario de UdelaR en Oceanografía Biológica.

Sus hijos Ethel, Nenay Electra y Edgardo (Quique) Gutiérrez Paz.


Entre las cosas que más disfrutaba, y cuyo espíritu supo transmitir durante muchos años, fué organizar y festejar las fiestas navideñas, y el Año Nuevo, con todos sus hijos y sus respectivas familias en la casa de Dodera 854. Ya varios días antes se comenzaba a vivir la víspera de la Navidad, saliendo a los inmensos bosques a seleccionar el pino correcto (antes no había la alternativa de adquirir pinos artificiales), el que después de conseguirlo, se llevaba a la casa, se colocaba en una esquina del living y entre todos se procedía a adornarlo.

Por su parte mi abuela (Doña Maruja) se dedicaba a desplegar en toda su dimensión una gran mesa central, y decorarla colocando sobre sus manteles blancos, grandes centros de mesa repletos de ramos de jazmines, cuyo aroma, hasta el día de hoy, no solo nos trae aquellos hermosos recuerdos, sino que es el anuncio de la proximidad, de estas fiestas tradicionales.

Cuando se jubiló a los 72 años sus compañeros y amigos le hicieron una gran despedida en el Club Paz y Unión.

Siempre fué una persona llena de vitalidad, optimista, de carácter alegre y muy servicial, que gozó hasta muy avanzada edad de una excelente salud. Nunca lo escuche decir que alguna de las comidas que hacia mi abuela no le gustara pero recuerdo que sentía una predilección especial por los sándwiches de jamón y queso. Solo habían dos cosas que mi abuela le aconsejaba no consumir, diciéndole que le iban a caer mal, pero ni así lo conseguía; las butifarras, o aquella preparación de aceite con sal en un plato que mojaba con pan, las que podían convertirse en una previa antes del almuerzo. Otra de las cosas que siempre había en el placard de la cocina, eran las galletas María a las que gustaba comer con abundante manteca, para lo cual tenía un dicho cuando se las preparaba mi abuela y consideraba que era muy poca la cobertura… “Galleta, viste manteca?

Falleció en 1987 a la edad de 87 años.



Palmira Gutiérrez Carbone

Obra de Palmira Gutiérrez Carbone.
Obra de Palmira Gutiérrez Carbone.

Palmira era la hermana de Edgardo y nació en Maldonado. Realizó estudios de música, especialmente piano, el que llegó a tocar muy bien. Fue profesora de Ricardo Romero en Montevideo.

Cuando se fue con sus padres a vivir a Montevideo, concurrió al colegio de Bellas Artes en donde estudió con Belloni (el escultor, entre otras cosas, del monumento a la Carreta).

La preparación y el conocimiento formaron parte muy importante de su vida, estudiando no solo música y pintura y escultura en madera y hueso y esculpido en bronce y cobre, sino también francés.

Dos cosas le encantaban, la playa y viajar para conocer otros países y su cultura.




María Electra Paz Peres

María Electra Paz Peres.
Su hija menor, Nenay Electra Gutiérrez Paz junto a su esposo Luis Ángel Núñez Amorín y sus hijos, Luis Gustavo y Pablo Andrés.
Nenay Electra Gutiérrez Paz, su esposo Luis Ángel Núñez Amorín y sus nietos.


Nació en Montevideo en 1904. Era hija del Coronel Carlos Paz y María Ana Peres. Pasó su niñez en Montevideo, Salto y Paysandú donde fue destacado su padre. La adolescencia la pasó en Cerro Largo, Melo y en Maldonado, en donde conoció a quien fuera su compañero de vida, Edgardo. Se casó con él en Montevideo el 11 de Agosto de 1927 y vivió allí hasta que se radicó en Maldonado definitivamente, en 1929.

No salía mucho, iba de visita a casa de los Pou (primos de su esposo) y a lo de María Luisa de Nava de Busquet (Marula), prima hermana de su madre. También visitaba a su hermana Chita (casada y con hijos) que vivía en Maldonado.

Le gustaba mucho coser y hacía ropa muy bonita para sus hijos y sus nietos, especialmente en horas de la tarde, mientras su esposo estaba en la oficina. Disponía para coser de una máquina Singer a pedal. Entre sus trabajos de costura, confeccionó y otorgó a cada uno de sus nietos, Pablo y Gustavo, una bolsa de paño blanco, con cordón y las respectivas iniciales bordadas para que guardaran sus bolitas, un bolsito o morral de tela de color amarillo que utilizaron primero para guardar sus primeras cosas de pesca pero que cuando quedaron chicos y fueron reemplazados por otros más grandes que también les hizo ella, (uno celeste para Pablo y uno Rojo para Gustavo), estos pasaron a ser utilizados para llevar las piedras para las hondas.

Le agradaba tener la casa muy limpia y ordenada y mejorarla permanentemente.

Hacía todas las tareas de la casa, menos fregar la cocina y el baño, de lo que se encargaba Elisa Correa, una señora morena que estaba con ellos desde los 14 años (1935) que también se encargaba de los mandados y fue la niñera de Nenay desde que nació.

La ropa la lavaba una señora llamada Doña Pepa que cuidaba a los hijos mayores (Quique y Ethel).

Elisa era una integrante más de la familia y vivía con ellos hasta que se casó, luego de lo cual se mudó pero seguía yendo a ayudar o solo de visita. Elisa tuvo un hijo que se llamó Alfredo (conocido como El Negrito Freddy) que también se crió y vivió en la casa, por lo que a Edgardo y a Maruja él no sólo los trataba sino que se dirigía a ellos como papá y mamá.

Los grandes dones, así como el gusto de María Electra (Maruja) por el corte y confección, la costura, el tejido y los bordados, la llevaron también a hacer entre otras cosas, colchas, almohadones y cortinas para decorar su casa, así como el traje de novia de Ethel o el vestido de fiesta de los 15 años de Nenay.

Cocinaba muy bien y entre sus recetas especiales estaba el bacaray a la cacerola muy adobado y enharinado (sin papas), el menestrún, los niños envueltos o los pimientos rellenos, muchas de ellas recetas que venían de su madre. Otra de sus elaboraciones culinarias eran, la Ambrosía (postre preferido de su esposo), los pasteles de dulce o de membrillo exquisitos y livianos, y los bollitos de los que no hemos degustado ni visto iguales, el helado de crema y además distintos tipos de licores, como el de huevo.

Tenía un piano y le gustaba tocar muchas composiciones de oído.

Pese a que no le gustaba mucho la playa, junto con su esposo llevaban a sus hijos hasta ella caminando entre los médanos y bosques de pino derecho desde su casa por la calle Dodera, hasta lo de Burnett (hoy Museo de Arte Americano) donde empezaban los arenales.

En esos paseos a la playa, Edgardo llevaba una inmensa carpa de lona gruesa y muy pesada que dejaban en lo de Pita, un chalet que estaba en la costanera y la Parada 19 para evitar cargarla todos los días. Esta carpa parecida a la utilizada por los árabes, tenía otra lona que la cruzaba y permitía conformar dos habitaciones. Los sábados y domingos iban desde muy temprano a la mañana y llevaban el almuerzo, y eran acompañados por una vecina y amiga de Nenay, llamada Raquel Silva.

Cuando sus hijos fueron mayores y pudieron ir solos, ella ya no los acompañó más a la playa, pero su esposo, al que le encantaba continuó bajando a la costa, cada vez que iba a la casa de su hija Nenay.

Fué una excelente madre y esposa, así como muy buena abuela, extremadamente dedicada a la familia, que al igual que su marido gozó hasta muy avanzada edad, de una excelente salud.

Cuando Edgardo y Maruja cumplieron las Bodas de Oro, se realizó una reunión en el Club de Leones ubicado en el barrio La Loma en la que estuvieron presentes sus hijos y todos los integrantes de sus respectivas familias, además de Elisa.

Disfrutaban siempre y enormemente de las caminatas, a tal punto que pese a la avanzada edad, cuando en 1980 vendieron el auto, continuaron yendo caminando hasta la casa de Nenay en la costa, en donde tomaban mate sentados a la sombra de los árboles y disfrutando de la vista del mar.

Así mismo todas las nochecitas, si el tiempo estaba bueno, caminaban por la vereda de su casa un gran rato, despertando entre los vecinos que los observaban, comentarios tales como que parecían continuar siendo novios.

Los animales domésticos también estuvieron siempre presentes en sus vidas, por lo que siempre podíamos disfrutar de alguno de ellos e incluso aprender de sus costumbres y participar de sus cuidados. Coca la cotorra, Chobito, el gato, un canarito flauta e incluso un pequeño perro manchado llamado Tobi dejaron su impronta en aquel patio de la casa, en el que un viejo pero alto y robusto limonero perfumaba el ambiente al cubrirse de azares, compitiendo con el inmenso rosal y el apreciado jazmín.

María Electra falleció en 1992 a los 87 años de edad.




Fulgencio Gutiérrez

Natal de las Islas Canarias en 1812.

Vino muy jóven a Maldonado y luego de enviudar, a los 26 años, contrajo matrimonio con Dolores Pérez, natal de esta ciudad, hija de Julián Pérez y María González.

(Diccionario biográfico de la ciudad de Maldonado 1755 – 1900 de Ma. Díaz de Guerra).



Mamerto Gutiérrez Pérez

De pie Delfina Díaz y su esposo Mamerto Gutiérrez. Sentada su madre Dolores Pérez.

Nació en 1839. Fué hacendado, hijo de Fulgencio Gutiérrez y Dolores Pérez González. Estaba domiciliado en el ejido de la ciudad de Maldonado.

En el año 1894 integró la Comisión Examinadora de Diciembre de la Escuela de 2 do. Grado Rural N° 5 del Laguna del Diario, dirigida por Isolina Saboya. Dicha Comisión Examinadora la integró junto al maestro Antonio Camacho, a su hijo Gregorio Gutiérrez y a Rodolfo Rodríguez.

En 1910 compró propiedades en la ciudad, manzana 7 con escritura de Román Guerra, las que posteriormente en el año 1929, adquiere su hijo Fulgencio Gutiérrez Díaz quien luego sería maestro en la escuela Rural de Cerro Pelado.

En 1896 Mamerto Guitérrez solicita beca para su hijo Fausto para cursar la carrera de maestro en el Instituto Normal de Montevideo.

Relataba la señora Anghelie Lafferranderie, a sus 78 años de edad, aún lo continuaba viendo pasar a caballo, hacia la playa (lugar que lo fascinaba), desde sus campos en Cerro Pelado.

Murió en 1924 a la edad de 85 años.

Hijos de Mamerto Gutiérrez y Delfina Díaz : Petrona, Marcos, Gregorio, Romana, Fortunato, Fausto y Fulgencio.

Fulgencio, se casó con Angela Rava, hija del constructor italiano que construyó la Iglesia de Pan de Azúcar y fueron sus hijos: Marina Gutiérrez de De Vequi, Nélida G. De García, Fantulín, Cucho, Toto y Angelita G. De Olivera.



Gualberto Gregorio Ramón Gutiérrez Díaz

Gregorio Gutiérrez y su nieto Edgardo Gutiérrez (Quique).
Gregorio Gutiérrez y Sra. Palmira Carbone.


Hijo de Mamerto Gutiérrez Pérez y Delfina Díaz González, nació en Maldonado el 1ero de Octubre de 1873.

El 15 de Septiembre de 1890, a la edad de 16 años, las autoridades Escolares del Departamento lo nombraron Ayudante en la Escuela N° 4 de 2do. Grado de San Carlos, en donde permaneció hasta el 28 de Febrero de 1891, año en el que se fundó en Montevideo el Internado Normal de Varones, al que concurrió para obtener el título de Maestro Normalista a los tres años de estudios (1891 - 1893).

A partir del 1ero de Marzo de 1894, se desempeña en la Escuela N°1 de Maldonado de 2do. Grado, en donde trabajó hasta su nombramiento como Director de la Escuela de 2do.Grado N° 5 de Pan de Azúcar, seis años más tarde.

En la Escuela N° 1 de Maldonado trabajó junto al maestro José Dodera, quien era el Director y al Inspector, maestro Antonio Camacho (Historia de Maldonado II de Ma. Díaz de Guerra).

El 16 de Octubre de 1897 contrae matrimonio con Palmira Carbone Grossy, quien siendo ya su esposa se desempeña como su ayudante, en la Escuela N° 5 de Pan de Azúcar.

En 1908 se le confió la Dirección del Primer Curso Nocturno.

Durante 12 años trabajó con su esposa en Pan de Azúcar dándose a conocer como maestros y como personas.

Fue de los fundadores del Club Progreso de Pan de Azúcar en donde aún se conserva su retrato.

Su profundo amor por la enseñanza y su generosidad, lo llevan a dar clases gratuitas de preparación para el ingreso a la Universidad o al Instituto Normal, contándose entre aquellos alumnos los maestros Héctor Goicochea, María Funes, Ricardo Tell Figueredo, y el químico farmaceútico Humberto Colistro.

Pax.
Alegoría de la Patria.
Primus perteneciente a Gregorio Gutiérrez.

Con muchas demostraciones de afecto y obsequios lo despidieron sus vecinos de Pan de Azúcar, recibiendo entre los regalos un par de estatuas de bronce, “ALEGORIA de la PATRIA” y “PAX ” las que aún conservan sus nietas, Nenay y Ethel respectivamente.

Los largos trayectos entre las escuelas, muchas veces obligaba la detención de su marcha en campo, en el cual hacia algunos chorizos o bien algún pedazo de carne asada (se conserva el pincho), o calentaba agua para el mate o el café, utilizando un pequeño primus de bronce, que también ha permanecido en la familia, siendo conservado por su nieto Quique.

El 31 de Octubre de 1912 fue nombrado Subinspector de Instrucción Primaria de Maldonado, por la Dirección de Enseñanza Primaria y Normal. En este puesto se desempeñó por espacio de 16 años y un año más como Inspector. Como ya había cumplido 35 años de servicios a la causa escolar, se jubiló en este último cargo. En los años que se desempeñó como Sub inspector e Inspector, recorría las Escuelas Rurales para lo que se valía de un sulky.

Gregorio Gutiérrez de pie a la derecha, acompañado de maestros rurales.

Cuando iba a Aiguá se quedaba en casa de Juan Luciano Rodríguez, maestro, casado con Ubaldina Maurente (Ludbiana), también maestra y amiga de Palmira Carbone, a quien le escribió un poema cuando nació su hijo Edgardo.

En 1914 fue secretario del Centro Paz y Unión, siendo el presidente Eduardo León Gordon, director del Liceo, dando durante ese período en arrendamiento el Café y Billar del Club al Sr. José Fernández Ismendi (Libro Paz y Unión Pag. 163).

El 29 de Noviembre de 1925 fue distinguido con su elección como integrante de la Primera Asamblea Representativa de Maldonado. (Cuadernillo N° 2 de I.U.A).

Siempre sintió una profunda y destacada atracción por la playa, por lo que mientras estaban radicados en Pan de Azúcar, durante las vacaciones, iban a disfrutar de Playa Verde y cuando se mudaron a Montevideo y venían a Maldonado, su hijo Edgardo lo llevaba a Punta del Este, El Placer o a Portezuelo a mirar el mar.

En 1929 se radicó con su señora e hija en Montevideo, estando su última casa en Bulevar Artigas 1067 entre las calles Maldonado y Durazno. Viviendo en la capital le gustaba ir al Parque Rodó y ver espectáculos de zarzuela en el Teatro de Verano o sentarse en la plazoleta de azulejos. También le agradaba caminar, y si bien siempre usaba un bastón, lo hacía solo como complemento de su vestimenta, porque no lo necesitaba.

En Maldonado, ya anciano, se paraba en la puerta para ver pasar a conocidos y charlar con ellos o se sentaba a contar anécdotas a sus nietos. Tenía como hobby la carpintería y tenía un pequeño taller en su casa.

Tuvo junto con su esposa 3 hijos: Palmira, nacida el 17 de Octubre de 1898, Edgardo Máximo, nacido en Pan de Azúcar en 1900 y Kilma Ethel Julia, nacida el 15 de Junio de 1914 pero fallecida al muy poco tiempo.

Falleció en 1958 en Montevideo, sonriendo y mientras dormía.



Palmira Carbone Grossy

Hija de José Carbone y María Antonia Grossy, nació en Maldonado el 1ero de Junio de 1873. Sus abuelos maternos fueron Don Julio Grossy (Agrimensor italiano) y María O´Kervis (Irlandesa) y sus hermanos María Carbone de Porchile y Andrés Carbone y su medio hermano, Jaime Pou Grossy.

Al fallecer sus padres en 1880, solo contaba con 7 años por los que pasó a vivir y ser cuidada por su medio hermano.

Cursó los estudios de magisterio en el Instituto Normal para señoritas de Montevideo y fué una de las primeras maestras varelianas de Maldonado.

En 1890 fue maestra de la Escuela N° 2 de niñas, cuyo edificio se inauguró ese año y más tarde pasó a ser una escuela mixta. Dicha escuela estaba situada en la calle 25 de Mayo entre 18 de Julio y Punta del Este (Hoy José Dodera).

Su medio hermano, Jaime Pou fue fundador de la “Sociedad de Socorros Mutuos”, luego Paz y Unión.

Cuando en 1892 (15 de Octubre) se inauguró el nuevo edificio de este club con una velada literaria musical, interviene en ésta y dos días después la Comisión Directiva le agradece con una nota junto a Francisco Mier, Román Guerra, José Dodera y Antonio Camacho (Libro Paz y Unión Página 39).

Contrajo matrimonio el 16 de Octubre de 1897 con Gregorio R. Gutiérrez y tuvo tres hijos: Palmira, Edgardo y Kilma Ethel.

En 1900 renuncia como maestra ayudante de la Escuela de 1er Grado y el Inspector Antonio Camacho nombra en su lugar a Carolina Saboya.

Desde 1900 a 1912 trabaja junto a su esposo en la Escuela N° 5 de Pan de Azúcar para luego jubilarse.

En 1912 por decreto del Poder Ejecutivo se crea el Liceo Departamental de Maldonado y el 15 de Abril de 1913 se inaugura, siendo su Director el Sr. Eduardo León Gordon y el Secretario y Bedel Don Braulio de Nava.

Volvió entonces con su familia a Maldonado donde su hijo Edgardo ingresó al Liceo. Vivieron en la esquina de 18 de Julio y Florida, frente a la plaza, hasta 1929, año en que se trasladan y radican en Montevideo.

En Montevideo vivieron en Brito del Pino y más tarde en Bulevar Artigas 1067 hasta su muerte.

En los años que vivieron en Pan de Azúcar, durante las vacaciones iban a pasar a Playa Verde en una casa (rancho que les prestaban). Iban en una carreta que alquilaban para llevar las cosas, y ellos en sulky.

Le gustaba mucho leer y estar informada aún a avanzada edad, era muy inteligente.

Como tenían empleados para hacer las cosas, sus nietos nunca la vieron cocinar ni hacer las tareas de la casa.

Murió en su domicilio de Bulevar Artigas 1067 en Montevideo, a los 94 años de edad por lo que pudo ser conocida y conocer a todos y cada uno de sus bisnietos.

Su retrato, se conserva en el Museo Mazzoni de Maldonado.





María Antonia Grossy

Contrajo matrimonio en 1855 (a los 15 años) con Jaime Pou.

En 1862 tuvieron un hijo al que llamaron Jaime.

María Antonia Grossy, enviudó siendo joven aún y se casó con José Carbone (italiano) en 1869.

Tuvieron tres hijos: María en 1870, Palmira en 1873 y Andrés que falleció joven, en 1906.

María Antonia murió el 14 de Enero de 1880 y su esposo, José Carbone, el 24 de Septiembre del mismo año.

Fué entonces que sus hijos menores, incluyendo a Palmira Carbone Grossy, quedaron al cuidado de su medio hermano Jaime Pou que era algo mayor.





Fidelis Paes da Silva

Fidelis Paes da Silva.


Nació en 1820, según algunos en la Provincia Cisplatina (hoy República Oriental del Uruguay), pero en realidad era brasileño, al haber nacido en Río Grande. Se le conocía por su nombre portugués Fidelis. Tenía natural vocación por el servicio de las armas.

Aprendió el arte de la guerra de guerrillas peleando a las órdenes del jefe Francisco Pedro de Abreu (Chico Pedro) más tarde Barón de Yacuí.

Luego de prestar servicios a la causa legalista en la Guerra de los Farrapos, se estableció en Uruguay (Tacuarembó y Salto), los grandes departamentos de esa época.

Fue su vida una constante lucha armada, combatiendo en ambos lados de la frontera, en Brasil o Uruguay.

Cuando terminó la epopeya de 1835 a 1845 en Brasil, Fidelis era capitán honorario del ejército nacional y Caballero de la Orden de Cristo por servicios prestados a las fuerzas legales de Brasil.

En 1844, Manuel Oribe inició una cruzada de persecuciones y venganzas contra los hacendados brasileros, confiscando sus tierras y amenazándolos de muerte. El coronel Francisco Pedro de Abreu fue una de sus víctimas, resolviendo por este motivo invadir Uruguay. La lealtad de Fidelis hacia su protector y comandante no se hizo esperar poniéndose inmediatamente a su disposición (1849).

En 1864 Brasil se alió a Venancio Flores y Fidelis pasó a servir con éste, haciendo la campaña de 1864 a 1865.

Comenzando la Guerra de la Triple Alianza, luchó junto a Venancio Flores, al mando del 16º Cuerpo de Voluntarios y es herido en la Batalla de Yatay en una pierna. Esto se registró para la posteridad en un cuadro pintado por Blanes que estuvo en la casa de su bisnieta María Electra hasta su muerte, tras la cual fué llevado al Museo Militar del Uruguay.

Tuvo muchos reconocimientos por los generales Marqués de Caxias y Conde D’Eu, recibiendo por su desempeño la condecoración Orden Imperial do Cruziero, con el grado de Oficial en 1866.

En 1868, cuando el Coronel Máximo Pérez se sublevó contra en presidente Batlle, Fidelis estaba otra vez al servicio del estado uruguayo. Frente a frente ambas fuerzas, Fidelis celebró (con autorización de su jefe F. Caraballo) una entrevista con el rebelde. Máximo Pérez que era un hombre difícil y desconfiadísimo, se encontró con el que era de modos persuasivos y con un natural don de agrado, motivando luego una conferencia de Pérez con Carballo, que culminó con la rendición del rebelde.

En 1869, ya recuperado de su herida vuelve a la lucha, dirigiéndose a Caraguatá, en persecución de una fuerza del dictador paraguayo Solano López a quien derrotó la noche del 20 de Septiembre de 1869.

Terminada la larga campaña militar, recibió la Orden da Rosa como General.

En Uruguay, también recibió el galardón de General pero en forma póstuma.

El General Fidelis Paes da Silva era un hombre de sentimientos nobles y muy humanitario con los vencidos en batalla.

En 1870, otra revolución (La Revolución de las Lanzas), encabezada por Timoteo Aparicio contra el general Presidente Batlle, lo llevó a prestar servicios a la causa constitucional, hasta que pereció en acción de guerra.

El 15 de Agosto de 1871, trabadas sus fuerzas en combate con las revolucionarias al mando de Juan María Puentes, fue sorprendido, derrotado y muerto en Corrales (Tacuarembó) o Cuñapirú.

Todos los intentos por rescatar su cuerpo, resultaron vanos y el enemigo mutiló horriblemente su cuerpo, mandando incluso partes a su viuda.

Fidelis, a sus 51 años de edad, abandonaba así definitivamente los campos de batalla.

Ver: Suplemento de EL DIA de 1940 titulado “Homens do passado” de Jorge Reis, recortes “ Monografía de Tacuarembó ” y “Hechos de Armas” Almanaque del Banco de Seguros del Estado.

Estaba casado con Leucadia Nunes, con la que tuvo dos hijos (un varón y una niña). Su hijo se llamó Aníbal Paes.



Anibal Paes Nunes

Hijo de Fidelis Paes da Silva y Leucadia Nunes, brasilero por haber sido anotado por su padre en la localidad de Bagé. De acuerdo a los datos contenido en el registro de nacimiento de su hijo Carlos, en 1879, donde cuenta con 32 años, su año de nacimiento habría sido 1847.

En el certificado de nacimiento de su hijo Carlos, nacido en Salto, ya figura con su cambio de apellido Paes a Paz.

Tanto su padre Fidelis, como él firmaban de diferentes formas (debido a las persecuciones durante los períodos de guerra) tratando de esa manera evitar ser reconocidos y ubicados.

Tuvieron cinco hijos: Diva, Fidel, Rola, Sara y Carlos.

Falleció debido a pulmonía, siendo aún joven, (39 o 40 años); su viuda abandonó todas sus propiedades y se trasladó a vivir a Montevideo con sus hijos, salvo Rola y Sara, que se trasladaron a Brasil.





Brígida Marques

Nació en territorio brasileño en el año 1859. Relatos familiares cuentan que solo tenía 13 años cuando se casó con Anibal Paes por lo que cuando él salía a recorrer los campos, ella se quedaba jugando a las muñecas.

En 1887, tras la muerte de su esposo, abandona todas sus propiedades, y junto a tres de sus cinco hijos, (Fidelis, Carlos y Diva) se dirigen a Montevideo, en donde viviría hasta el momento de su fallecimiento, con su hija Diva.

Durante esos años, tuvo la gracia de ser conocida y querida por sus nietos e incluso muchos de sus bisnietos (incluso Nenay Electra), quienes cariñosamente, la llamaban Mamá Biduca.





Carlos Paz o Paes Marques

Carlos Paz o Paes Marques.
Mayor Carlos Paz.
A la derecha de pie María Electra Paz Peres. Sentado a su izquierda su abuelo Ignacio Peres y de pie a la izquierda sus padres Carlos Paes y María Antonia Peres junto a sus hijos.

Nació el 30 de Julio de 1879 a las 14 horas en el departamento de Salto y lo inscribieron el 8 de Agosto en la 1ra. Sección, dando como domicilio la calle Damián. Muy joven entró en el ejército y cuentan que tuvieron que cortar la espada debido a su baja estatura.

En 1919, desempeñándose como Jefe de la Compañía de Infantería N.º 4, con el grado de Mayor del ejército, pide rectificación de su apellido pues el firmaba Paz y en su acta de nacimiento figuraba Paes.

En 1904 estuvo en la lucha contra el ejército revolucionario de Aparicio Saravia.

Su hija mayor María Electra, era recién nacida y su madre la llevó a que él la viera al pasar el tren con las tropas.

Carlos Paz estuvo destacado en Paysandú y en Salto y más tarde, algunos años en Maldonado (entre 1916 a 1921). Vivieron en la calle 18 de Julio, entre 25 de Mayo y Pérez del Puerto y luego en la calle Florida frente a la Plaza (predio donde años más tarde sería ocupado por el edificio Campanario). También vivieron en Melo.

Contrajo matrimonio con María Ana Peres Rojo y tuvieron 7 hijos: María Electra, Diva (Chita), Julieta, Violeta, Noemí, Liropeya (Beba) y Aníbal (Tito).

Los 5 primeros nacieron en Montevideo, Liropeya en Salto y Aníbal en Maldonado el 25 de Octubre de 1919.

Tenía la costumbre de dejar una lista de tareas simples a sus hijas para que las realizaran. Otras tareas de la casa, eran realizadas por una empleada y un asistente del ejército.

Estando en Maldonado, llevaba a sus hijas mayores a practicar tiro al cuartel, que estaba frente a la plaza, lugar que ocupa actualmente el Paseo San Fernando.

Le gustaba mucho hacer paseos al aire libre, como ir al actual Jagüel, Punta Ballena, invitando a amigos y llevando a toda su familia a comer asado o de picnic.

En la localidad de Melo, en el departamento de Cerro Largo, solían disfrutar de dichas actividades al aire libre a la orilla del Arroyo Conventos.

Murió en la ciudad de Montevideo, el 29 de Noviembre de 1928 a los 49 años de edad.





María Ana Peres Rojo

Nació en 1884. Era hija de Ignacio Peres y María Rojo.

Aunque tenía empleadas, les gustaba cocinar y siempre lo hacía para muchos. Gustaba de hacer feyoada, menestrún y bifes a la portuguesa (a los que llamaba Haraganes porque se hacían sin mucho trabajo) y muchas otras cosas más; recetas que como parte de una tradición familiar, después siguieron sus hijas.

Le encantaba el cine y los domingos pasaban la tarde en él, a veces con muchos de sus nietos. En carnaval era infaltable el Corso de 18 de Julio, al que también llevaba a alguno de sus nietos.

Cuando su esposo Carlos murió, vivían en Montevideo en la calle Larrañaga 413. También vivieron en la calle Guayabos y en la calle Pereira, Rivera casi Soca y en Pastoriza casi Rivera. En el año 1935, cuando nació su nieta Nenay, era viuda y vivía en la calle Francisco Muñóz frente a la plazoleta Viera (Barrio de la Mondiola). Luego vivió en 8 de Octubre hasta que falleció.

Junto a ella vivió una amiga de soltera llamada María a la que llamaban Mía. Siempre tuvo a alguno de sus hijos con su familia viviendo con ella por lo que la mesa de comedor estuvo siempre llena.

Hijos de Carlos Paz y Ana Peres:

- María Electra casada con Edgardo Gutiérrez, tuvieron 3 hijos Ethel, Edgardo (Quique) y Nenay Electra.

- Diva (Chita) casada con Eduardo Edye, Jefe de correos, quienes tuvieron 5 hijos:

--Lilián (casada con Lolo Odizzio), Aileen (casada con Juan Pedro Castillo), Nilda (Chola – soltera), Juan Carlos casado con Miriam Palacios y Beatriz que enviudó y casó nuevamente con Aldo.

-- Julieta: que se casó con Augusto Sagristá (Tito – Inspector de Correos) que tuvieron 1 hijo; Carlos Augusto (Carlitos)

-- Violeta que se casó con su primo hermano Oscar Calleriza Paz y tuvieron 3 hijos Carlos, Walter y Ana María.

-- Noemí: que se casó con Juan José Taroco y tuvieron 7 hijos; Teresita, Sonia, Enrique, Carlos, Julio, Analí y Ana María.

-- Liropeya (Beba) se casó con Julio Apolo y tuvieron 3 hijos; Miriam, Julio y Ada.

-- Aníbal (Tito) que se casó con Olga Herrera y tuvieron 5 hijos: Carlos Aníbal , María del Carmen, María del Rosario, María Lourdes, y María Graciela.



Ignacio Peres

De pie de izquierda a derecha: Julieta Paz, Augusto Sagristá, Mía Péres, Juan José Taroco, Noemí Paz, Liropeya Paz, Anibal Paz, María Ana Peres Rojo, Edgardo Gutiérrez, María Electra Paz y Edgardo Gutiérrez Hijo. Sentados de Izquierda a derecha: Ethel Gutiérrez e Ignacio Peres.


Nació en Buenos Aires (1852) pero se crió en Montevideo.

Era poseedor de una empresa naviera (Barcos que iban de Montevideo a Buenos Aires y grúas en el puerto de Montevideo), hasta que su hermano fundió la empresa y puso una imprenta.

Contrajo matrimonio con María Rojo nacida en Montevideo en 1861. Esta era hermana de Antonia Rojo casada con Braulio de Nava, también dueño de una imprenta, pero en Maldonado, y director del Periódico “El Conciliador”, y más tarde en el año 1913, Secretario Bedel del 1er. Liceo de Maldonado.

Los hijos de Antonia Rojo y Braulio De Nava fueron: María Luisa (Marula), casada con Francisco Miguel Busquet (Comerciante), Ema, casada con Dionisio Busquet (comerciante); María Amelia casada con Marcos Tassano (maestro); Laurinda casada con Marcelino Gorlero, Guillermo de Nava (militar) y Félix de Nava.

Ignacio Peres, cuando a sus nietos les corregían el apellido en la escuela, haciéndolos escribir con z, insistía una y otra vez que el suyo, Peres era con s.

La esposa de Ignacio Peres murió joven pero el vivió hasta anciano (90 años), siendo conocido por muchos de sus bisnietos incluyendo Nenay.

Como había quedado ciego a su avanzada edad, vivía con su hija Ana.

Los hijos de Ignacio Peres y María Rojo fueron: María Ana, Alvina y Fernando.






Consultas.png
BHL-logo-200px.jpg